6/8/16

Romina la perrita de la calle | Reflexión

Romina es una perrita de la calle.  Vivía en la calle y batallaba  para poder comer y se encontraba enferma hasta que un día encontró a un ser lindo que me daba de comer cada día que podía y pues dije, este me esta dando para comer pues de aquí soy me le voy a pegar para que me adopte.   Semanas después el ser lindo lo adoptó y se lo llevó a su otra casa en la 28 Y MEDIO. Fue ahí donde una familia la adoptaron le dieron comida y sobre todo mucho  amor.
Ellos la han mantenido a salvo,  aun sabiendo que  no es un perro de raza pero ellos la aman como si fuera un husky.  Ellos vieron más que su físico,  vieron su interior.
Dios muestra el mismo amor para con  nosotros,  cuando andamos como perros callejeros,  sin casa,  sin comida y sin amor.  El nos levanta,  nos adopta, nos alimenta,  nos da abrigo y nos da salvación. El muestra su amor dando su hijo para morir por nosotros y ese día obtuvimos la salvación.  No importa si vas vagando sin amor,  sin casa,  Dios te ama y te abraza,  no te juzga y te demuestra su amor con hechos.  No importa en que condición te encuentres,  el te está esperando en el lugar donde lo dejaste.  Seas romina,  seas un husky o seas un Bull dog,  Dios no hace distinción alguna,  el es para todos.  Bendiciones.